“Efecto tijera”: ¡Cuidado con el viento!

Circular con fuertes vientos y el “efecto tijera”

 

En algunas zonas de nuestro país, y en ciertas estaciones del año, el viento es un fenómeno bastante a tener en cuenta a la hora de conducir.

La DGT recomienda moderar la velocidad y circular con bastante precaución ante esta circunstancia, con el objetivo de evitar situaciones peligrosas y accidentes ante la presencia de viento, considerado uno de los fenómenos atmosféricos más peligrosos. Cuando se hace presente, podría ocasionarse el “efecto tijera”, algo muy temido por los conductores.

 

¿Qué es el “efecto tijera”?

 

Desde Torcal te ayudamos a resolver esta duda. Es importante saber que la influencia del viento puede variar en función del tamaño y peso del vehículo. Dicho efecto puede producirse al circular con remolques o vehículos articulados, como camiones o autobuses, y está causado por la pérdida de tracción del vehículo.

Al producirse, el viento puede hacer girar el remolque hacia la cabeza del vehículo, haciendo que este pueda ser arrastrado contra su voluntad, o incluso volcándolo.

 

¿Cómo se neutraliza el “efecto tijera”?

 

La Dirección General de Tráfico aconseja evitar la circulación con remolques los días con un viento pronunciado. Si no hay otra opción, los consejos propuestos son los siguientes:

  • Reducir la velocidad y evitar movimientos bruscos, sobre todo en circunstancias de vientos laterales pronunciados.
  • Instalar el control de estabilidad del remolque, ofrecido por ciertas marcas de vehículos, y que proporciona ciertas tecnologías que logran aumentar la aerodinámica del vehículo.
  • Sostener el volante de la manera más firme posible.
  • Circular con revoluciones más elevadas.
  • Conducir lo más centrado posible dentro del carril, reduciendo la posibilidad de chocar contra quitamiedos u otros vehículos.
  • Siempre que sea posible, escoger un vehículo con mayor aerodinámica. Los coches más voluminosos son más sensibles a las rachas de viento.
  • Evitar portar elementos en la parte superior del vehículo, como bicicletas o esquís.

En conclusión, no debemos pasar por alto las situaciones con ciertos fenómenos meteorológicos, ya que pueden suponer graves peligros tanto para uno mismo como para el resto.

Comparte esta publicación con aquellas personas que suelan circular con remolques o vehículos articulados para transmitirle esta información y evitar males mayores.