Conducir con sueño: Una amenaza silenciosa en carretera

Cada vez que nos ponemos al volante, asumimos importantes responsabilidades no solo con nosotros mismos, sino también con los demás usuarios.

Conducir con sueño puede tener graves consecuencias. En este artículo, desde Torcal Autoescuela nos centraremos en explorar los riesgos de conducir con somnolencia, además de ofrecer una serie de recomendaciones.

 

Peligros y síntomas de conducir con sueño

 

Una persona con efectos de somnolencia reduce la capacidad de atención, concentración y su tiempo de reacción considerablemente. Esta circunstancia aumenta las posibilidades de sufrir un accidente. Numerosos estudios afirman que conducir con sueño puede ser tan peligroso como hacerlo bajo los efectos del alcohol.

Es vital conocerse a uno mismo, y saber cuándo necesitamos un descanso. Bostezos frecuentes, parpadeo constante, cabeceo involuntario o micro-sueños son algunos de los síntomas claros.

Algunos factores claves que pueden contribuir a la somnolencia pueden ser la falta de horas de sueño, conducir durante un número elevado de horas o realizar viajes largos sin realizar los descansos adecuados.

 

Consejos para prevenir el la somnolencia y no conducir con sueño

 

Se pueden tomar medidas preventivas para evitar este riesgo. Planificar las paradas a realizar, descansar el suficiente número de horas, o compartir el volante con otro pasajero son algunas de las acciones que puedes realizar si vas a llevar a cabo un viaje de larga distancia.

Otras recomendaciones descritas por la Dirección General de Tráfico son:

  • No escuchar música relajante en momentos más propensos a sufrir los efectos de la somnolencia.
  • Evitar contraer posturas excesivamente cómodas para conducir.
  • Ventilar de manera adecuada el vehículo.
  • No ingerir alcohol y tener cuidado con las bebidas estimulantes (café, energéticas…), las cuales pueden producir efecto rebote.

De esta manera podrá disfrutar al volante, y no estará expuesto a peligros relacionados con el sueño.

 

Alternativas para no conducir con sueño

 

Lo más responsable de parte de un individuo que debe desplazarse y se encuentra bajo efectos de la somnolencia, sería realizar alguna de las siguientes acciones, con el objetivo de reducir considerablemente la posibilidad de sufrir un accidente.

  • La posibilidad de utilizar el transporte público.
  • Coger un taxi o VTC.

  • Pedir a un familiar o amigo que te lleve.
  • Compartir viaje con otra persona.

Tomando alguna de estas medidas no arriesgas tu vida ni la de los demás, ya que disponerse a conducir con somnolencia es bastante peligroso.

En conclusión, nunca subestimes la importancia de las horas de descanso ya que es imposible ganarle la batalla al sueño. Saber reconocer los signos de la somnolencia y tomar medidas para prevenirla puede salvarte la vida.

Comparte este artículo para concienciar a tus allegados sobre la importancia de estar descansado al volante.