Garaje sin vado: ¿Puedo estacionar?

Encontrar un sitio donde aparcar en zonas densamente pobladas puede convertirse en una tarea complicada. Aparcar en un garaje sin vado es una de las opciones que llevan a cabo los conductores. Muchos de ellos, ante la escasez de plazas libres, optan por estacionar en zonas no permitidas, asumiendo la posibilidad de recibir una multa de tráfico. 

Es habitual encontrar vehículos aparcados en la salida de algún garaje que no posee la señal de vado, pensando que ante tal ausencia está exento de sanción.

La señal R-308, conocida por todos como “vado”, prohíbe estacionar cualquier vehículo (incluso del dueño del garaje). Pero cuando una salida de vehículos carece de dicha señalización, ¿Puedo aparcar en dicha salida?. Llega Torcal para aclararte dicha duda.

 

Reglamentación a la hora de aparcar en un garaje sin vado

 

El reglamento general de vehículos establece que “la parada y el estacionamiento deberán efectuarse de tal manera que el vehículo no obstaculice la circulación ni constituya un riesgo para el resto de los usuarios de la vía, cuidando especialmente la colocación del vehículo y evitar que pueda ponerse en movimiento en ausencia del conductor”.

De esta manera queda claro que aparcar en una salida de vehículos, independientemente de si tiene vado o no, no está permitido ya que supondrá un obstáculo para la circulación de vehículos.

Lo que sí se permite es, exista o no la señal R-308, es detenerse en la salida de un garaje sin vado durante un periodo de tiempo inferior a dos minutos, siempre y cuando se mantengan encendidas las luces de emergencia durante la detención.

 

Sanciones por estacionar en la salida de un garaje sin vado

 

Estacionar el coche en una salida de vehículos está considerado como una falta grave en el Reglamento General de Vehículos. El artículo 91.1 afirma que “la parada y el estacionamiento deberán efectuarse de tal manera que el vehículo no obstaculice la circulación ni constituya un riesgo para el resto de los usuarios de la vía, cuidando especialmente la colocación del vehículo y evitar que pueda ponerse en movimiento en ausencia del conductor”.

Es por ello que la persona que estacione su automóvil en la entrada de un garaje sin vado, está expuesto a recibir una sanción de hasta 200 euros por la obstaculización del paso. También es importante en ciertos casos la interpretación de los agentes a la hora de imponer las sanciones.

En conclusión, es importante conocer el reglamento, ya que lo que a priori parece estar permitido, puede resultar en una sanción importante. Comparte para que todos tus allegados se informen al respecto.